Ascensión al Conjuro

Descubrimos el puerto de ‘El Conjuro’

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Castell de Ferro, primera prueba Élite del año en nuestra ciudad (11 de febrero de 2018). Cronoescalada (Castell-Conjuro) de 12,5 kilómetros a menos de 100 de distancia de nuestra ciudad. Las rampas exigentes se mezclan con zonas en las que se puede rodar ‘a plato’. Será la primera toma de contacto de los equipos con la temporada y la primera ocasión de pulsar las sensaciones de todos los corredores. El puerto elegido para el debut de la competición es ‘El Conjuro’.

Resultado de imagen de el conjuro altimetria

Este puerto se divide en cuatro partes claramente diferenciadas. La primera es la que va desde el cruce -en el caso de la crono, desde la salida- hasta el momento en que la carretera se cruza con un puente que la sobrepasa. Esta primera parte es la más tendida, se puede rodar cómodamente y vendrá muy bien para coger el tono. Muy importante haber calentado antes de la salida, ya que algunas rampas -como la que se encuentra al paso de la pequeña urbanización- exigirán muscularmente a los corredores.

La segunda parte llega hasta el paso por el pueblo de Gualchos. Empiezan a sucederse curvas cerradas y el desnivel medio asciende a casi el 6,5%, encontrándose varias revueltas con dobles dígitos en el porcentaje. En esta zona de la subida será muy importante no gastar demasiado, porque esas fuerzas serán necesarias más adelante.

Se pasa el pueblo de Gualchos y la tercera parte de este puerto comienza con una rampa del 14% que hace presagiar el resto. Cambio de asfalto -mucho más rugoso- y desniveles que se van al doble dígito en muchas ocasiones. Es la parte del puerto más dura y será donde se decida la clasificación. La media se aproxima al 7,3% y será el sector donde más diferencias se podrán obtener.

Parte final

Última zona y comienza con un cambio de carretera. Giro a la derecha y firme mucho más suave y carretera más ancha. Las pendientes se suavizan un poco, se pasa del 7 al 6% de media y los picos no pasan del 9%. Son unos tres kilómetros y es la zona para consolidar el tiempo. Si los corredores no guardan un poco para el final se les hará larga. Además, cuidado al viento porque esta zona está muy despoblada de vegetación, a diferencia de las dos anteriores zonas de ascensión.

Pese a la dureza, ‘El Conjuro’ se puede catalogar como un puerto para disfrutar -aunque se trate en éste caso de una prueba cronometrada-, por su longitud y sus porcentajes variables. Granada Pro Cycling ya lo ha ascendido y el 11 de febrero estará presente en la prueba para ofreceros la mejor cobertura informativa.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.